Mala Lengua  
 
AfroCubaWeb
  Home - Portal | Music - Musica | Authors - Autores | Arts - Artes 
  Site Map - Mapa del Sitio | News - Noticias | Search ACW - Buscar en ACW 
 
  Mala Lengua
 

La identidad étnica y los ideales republicanos franceses en Cuba y América Latina
Chester King, 1/2/2021

Los temas del republicanismo se encuentran muy frecuentemente en Cuba y en toda América Latina, aunque no es usual que se habla de republicanismo, y aún menos de su ascendencia francés – es semi consciente, parte de la cultura de la derecha y de la izquierda.

Las repúblicas latinoamericanas heredaron sus ideales republicanos de Francia, donde se establecieron en la Revolución de 1789 despues de ser desarrollados durante muchas décadas antes - eran parte del Siglo de las Luces con filósofos como René Descartes, Voltaire, y Jean-Jacques Rousseau. Estos pensamientos e ideales representan avances concretos sobre la ideología monárquica predominante en Europa, con su derecho divino de los reyes y su justificacion de la esclavitud. Los intelectuales de las Américas absorbieron esas ideas: “Quienes abrieron las mentes de los americanos y nutrieron el pensamiento de Bolívar fueron los autores franceses del Siglo de las Luces.”[1]

Simón Bolívar visito a Francia en 1804, donde fue favorablemente impresionado por sus ideales republicanos y horrorizado por el rechazo imperial de ellos por parte de Napoleón.

Este republicanismo tiene valores, costumbres y manera de pensar que son positivos. En su principio, después de 1789, fue utilizado para la abolición de la esclavitud y para la libertad. Estos ideales enfatizaban la igualdad de todos los hombres y se usaban en muchos movimientos de libertad e igualdad en el Caribe y en América del Sur, por ejemplo en la abolición de la esclavitud en los territorios franceses en 1794, lo cual resulto en unos cambios en el Caribe francés; fueron entonces rechazado por Napoleón en 1802. El mundo de herencia español tomo por lo menos 30 años más para abolir la esclavitud pero en general fue antes de la abolición definitiva en territorios franceses en 1848 con la Segunda Republica.

Los cimarrones de la costa de Gran Colombia llamaron por la adopción de “la ley francesa” en 1795. [2] En el principio del siglo XIX, varios grupos indígenas en Perú adoptaron el vocabulario republicano para mantener sus estructuras políticas ancestrales. En 1886, los indígenas de Perú estaban luchando por sus tierras comunales, y reclamaron todavía el republicanismo, lo cual era bien recibido de las elites criollas:

"Después de la victoria muy comprometida de los ’colorados’, la cual llevó a Cáceres a la Presidencia de la República en 1886, Atusparia viaja a Lima para entrevistarse con su General, tratado no como el ’Inca’ buscado por los indigenistas, sino como ’El Gran Republicano’.” [3]

Esta reclamación de los ideales republicanos por parte de indígenas sigue hoy en día, como se puede ver en la articulación a base de republicanismo que hicieron los indígenas del Instituto Quilloac de Cañar en Ecuador en 2019.[4]

Sin embargo, en la época más moderna estos ideales republicanos son muchas veces promovidos por personas de cultura europea, y la característica clave es que también se usan para deprecar e incluso prohibir expresiones de cualquier otra identidad étnica. La maniobra es hipócrita, ya que la identidad étnica francesa o española es naturalmente privilegiada y todos los demás están bajo asalto. Eso lo vemos en un reciente ataque de un intelectual y supuesto antirracista cubano, Jesús Guanche Pérez, a los muchos activistas revolucionarios que usan el término "afrocubano", denunciándolos como contrarrevolucionarios. Quizás estaba defendiendo Guanche a la Revolución francesa de 1789, no la cubana de 1959.

El republicanismo de hoy sirve como infraestructura de la supremacía blanca: las identidades étnicas no valen, con la excepción de la dominante. Es raro que se diga así, es mas parte semi consciente del entorno cultural, y se puede ver en muchos ejemplos, de los cuales vamos a mirar a unos. Encontramos este tipo de supremacía blanca en toda América Latina así que en Francia. Al principio, el republicanismo era más revolucionario, parece que cambio alrededor de 1870, por razones diferentes en América Latina y Francia.

Observamos que, en varios casos recientes de pensamiento supremacista en Cuba, la motivación expresada es la defensa del republicanismo, no una insistencia marxista en la lucha de clases como más importante que el enfrentamiento al racismo. La objeción marxista a abordar temas de raza en Cuba fue más importante en el pasado, como fue el caso en la crítica del Partido Comunista de los años 50 contra el miembro del partido Portuondo Linares por atreverse a escribir su libro sobre la masacre de 1912, puesto que en esa perspectiva más temprana solamente importó la guerra de clase.[5]

Un caso reciente y bien estudiado de racismo extendido (denunciado por varios intelectuales destacados en Cuba) se encuentra con el libro del historiador cubano Rolando Rodríguez de la Universidad de La Habana sobre el Partido de los Independientes de Color, "La conspiración de los iguales", donde defiende a la República tal como existía en 1912 mientras que cometía una de las mayores masacres en la historia de Cuba, más de 3,000 miembros del PIC. Y lo defendió desde un punto de vista republicano y no marxista.[6]

Del mismo modo, como se menciona en no menos de 4 periódicos de La Habana, en el centenario de ese masacre en 2012, el ex ministro de Cultura Armando Hart y el entonces poderoso Historiador de La Habana, Eusebio Leal Spengler, desvelaron una placa homenajeando a José Francisco “Ismaelillo” Martí, hijo de José Martí y el Jefe de Estado Mayor del ejército cubano en el campo en 1912, el ejército que cazó y mató a más de 3,000 miembros del Partido de los Independientes de Color.[7] Aquí también el tema de esta extraña conmemoración tenía que ver con el republicanismo de ellos, no con el marxismo.

La comparación con el sistema francés puede ser productiva ya que muchas de las manifestaciones de la supremacía blanca son similares. Por ejemplo, Elvira Cervera, una de las actrices más famosas de Cuba, alguien que se considera la Rosa Parks de Cuba, tuvo numerosos desacuerdos con la administración del establishment mediático cubano sobre la falta de representación de los negros en las producciones mediáticas. Cuando ella quería tener un elenco de todos negros en su proyecto Todo en Sepia, la gerencia le dijo que esto no era deseable. Esto es, por supuesto, permitido para los blancos, hay muchos ejemplos de un elenco con todos blancos.

Elvira Cervera, 72-year-old veteran black actress, had just launched a theater project demanding a break with ‘the apartheid blocking black actors from interpreting character roles in universal theater’, proposing a vehicle for ‘documenting, analyzing, judging, denouncing and rejecting the evident professional limitations on black actors on the Cuban stage [theater, film and television]’. Allaying any doubts as to her good intentions, Elvira Cervera invoked the sacrosanct thinking of José Martí, the 19th-Century Hispanic-Cuban Founding father, on the centenary of his death in battle for Cuba’s independence from Spain: ‘Just racism is the right of the black man to guard and ensure that his color not bar him from any capacities and rights incumbent on humankind... Man is more than white, more than mulatto, more than black.’[8]

El argumento de la administración es muy similar a lo que es empleado por los franceses, que desalientan vigorosamente una película con un elenco totalmente afro. Por ejemplo, los franceses no permitieron la importación de una película como Think Like a Man desde los EE.UU., porque tiene un elenco todo afro y también porque retrata a una pareja de afros mientras que el gobierno francés tiene una política de fomentar sólo parejas interraciales.[9] Esa política tiene su reflejo en América Latina con la sobrevaloración de los mestizos, algo que existe menos en el mundo anglosajón.

Otro ejemplo de este acercamiento supremacista a la audición ocurrió durante el período de censura y represión conocido como el Quinquenio Gris (1971-1976), cuando el censor de teatro Armando Quesada le dijo al dramaturgo Tomás González, mientras le brillaba con una luz de escritorio, que la obra de teatro Hamlet que estaba poniendo era "negrista" porque los actores eran todos negros.[10]

Esta semejanza entre Cuba y Francia tiene que ver con el concepto cubano de la republica elaborado por José Martí que procede de Bolívar y sus intelectuales quienes adoptaron las ideas de la Francia de 1789. Tiene el mismo problema en relación con el tratamiento de las cuestiones de identidad étnica, es decir hubo una evolución paralela en el fin del siglo XIX donde las ideas de igualdad y ciudadanía se modificaron en un asalto sobre las identidad étnicas, pero por razones diferente.

En Francia, esta evolución se hizo bajo la Tercera República a partir de 1870, cuando se pusieron los franceses en un esfuerzo colonial amplio en África que justificaron por la “misión civilizadora” del republicanismo francés.[11] Se llamó el “republicanismo colonial.”

En América Latina, se trató de un proceso que llevo a lo que Michel Foucault llamo el “racismo de estado” en su Genealogía del racismo (1976):

“A partir de fines del siglo XIX aparece ya lo que se podría llamar un racismo de Estado: un racismo biológico y centralizado. Este tema fue, si no profundamente modificado, por lo menos transformado y utilizado en las estrategias específicas del siglo XX.”[12]

En Cuba, este cambio parece ser bien codificado por el presidente José Miguel Gómez y Martín Morúa Delgado en 1910 con la enmienda Morúa. Aun en 1908 Evaristo Estenoz escribió:

“La marginación republicana contra los negros empezó a vislumbrarse aun antes de la fundación misma de la República, desde las primeras determinaciones nacionales. ¿Qué fue si no la sustitución del Ejército Libertador (donde éramos por lo menos el 80 por ciento) por una nueva institución armada en cuanto comenzó la intervención yanqui? ¿Qué si no la prohibición de que los negros y mulatos paseasen en los parques de algunas poblaciones urbanas, asistiesen a determinados teatros, hoteles...?”[13]

Martí y Maceo murieron en el combate contra España en 1895 y 1896, respectivamente, y es bien seguro que nunca se hubieron puesto de acuerdo con la intervención yanqui, los dos estaban bien claro en esto en sus escritos. Pero no es usual que esta intervencion se trata como un evento de la supremacia blanca en Cuba y los EEUU para evitar que el Ejército Libertador Mambi se queda con poder en el pais. Mas bien se trata como un evento de imperialismo yanqui en terminos nacionales y patrioticos sin referencia a la realidad racializada.

Puede haber razones más profundas que tienen que ver con la ascendencia común de las culturas francesa y española, pero las similitudes entre la justificación republicana para las maniobras anti étnicas en ambas culturas son sorprendentes y constituyen una parte importante de la infraestructura que favorece las tendencias de la supremacía blanca en ambos. De hecho, para los cubanos abordar este problema con éxito les pondría por delante del resto de América Latina. También podrían escaparse de la propaganda constante de Miami que culpabiliza el comunismo por la supremacía blanca en Cuba y no el republicanismo en lo cual participa plenamente la plantocracia en el exilio.

Tal vez el dicho más famoso de José Martí sea "Hombre es más que blanco, más que mulato, más que negro", extraído de su ensayo "Mi raza" en 1893. Desde entonces se ha utilizado para expresar la identidad cubana. Los ideales antirracistas de Martí fueron muy positivos y representaron un tremendo avance sobre el tiempo de la esclavitud. No parecen ser utilizados contra la identidad étnica africana hasta alrededor de la Enmienda Morúa en 1910. Los cubanos se mantuvieron con estos ideales, por ejemplo, los defendieron contra el apartheid Jim Crow en la comunidad cubana de Tampa, aunque finalmente Jim Crow prevaleció.

Aquellos de Francia o de América Latina que utilizan sus ideales republicanos para estructurar conceptos de raza e identidad tienden a negar profundamente el alcance del racismo en sus respectivas sociedades, una negación facilitada por insuficiencias cuentas o no cuentas de afrodescendientes. Uno de los pilares de la supremacía blanca cubana es el censo cubano, que subestima dramáticamente a los afrocubanos, ya que se basa en la auto identificación con respecto a la raza, una táctica rechazada por los demógrafos profesionales en el mundo entero.[14] Los resultados del censo ayudan a los directivos de todo el país a afirmar que no discriminan, ya que su fuerza de trabajo o su membresía institucional parecen satisfacer las proporciones en los resultados del censo. Es una supremacía blanca en parte inconsciente o medio consciente.

Los franceses van mejor: aprobaron una ley en 1978 que hace que el conteo de personas por etnia sea muy difícil. Y esto se pasó con referencia a los ideales republicanos de la igualdad del hombre para negar la munición a una derecha cada vez más estridente en sus arengas. Fue hecho con toda buena intención en el mundo, o al menos así parece.[15]

La invisibilidad de las personas de ascendencia africana ocurre incluso cuando están bien presentes: son vistas como ciudadanos. Esto por supuesto tiene su lado positivo, pero puede ser extremo. En su "Agentes en Cuba al servicio de los Estados Unidos", 14/11/2016, Radio Habana, Arthur González da detalles correctos sobre la carrera de Manuel Cuesta Morúa como disidente pagado. Sin embargo, no hay ninguna discusión sobre el hecho de que la principal afirmación de Cuesta Morúa a la fama es como un disidente que trabaja las cuestiones de raza y que es parte de un amplio plan de los Estados Unidos de usar la raza como una cuestión divisiva. Todo el artículo de Arthur González se podría haber escrito también sobre cualquier disidente de origen ibérico español.

La supuesta ceguera étnica del republicanismo siempre quiere oscurecer la identidad étnica de varios actores oficiales en Francia y en América Latina. A veces forma problemas, como en el caso de Hansel Ernesto Hernández Galiano, el joven cubano matado por un policía afro en junio, 2020. Ni la prensa cubana ni MININT quería revelar la etnia del policía. La prensa en Miami queria comparar el evento a los muchos asesinos de afro en Miami y en todos los EEUU por una policía mayormente blanca.[16]

Esta supuesta ceguera étnica es también muy evidente en el tratamiento del gobierno cubano del asunto del exilio de Miami. Los afrocubanos que vienen a los EEUU no se quedan en Miami, van por New Jersey y otros estados porque no se sienten los bienvenidos. Los cubanos de Miami se consideran como “blancos” y piensan que los de la isla son afrodescendientes. Todos. Estos cubanos “blancos” muestran una supremacía blanca muy feroz, muy agresivo. Hicieron demonstraciones contra Black Lives Matter, tratándolos de “comunistas”.[17] Pero dentro de MINREX, no quieren hablar de la supremacía blanca de Miami porque “va a dividir la nación”.

El republicanismo es un credo de la derecha y de la izquierda, tanto en Francia como en todo América Latina. Miami y la Habana reclaman los dos a Martí. En Paris en 2017, la alcaldesa socialista se alió con la derecha extrema francesa para negar la utilización de un espacio público para un festival de mujeres africanas.[18] organizado por el Colectivo Mwazi. Es un hito que Casa de las Americas en la Habana invito a una de las principales del Colectivo, Fania Noël, para participar en un panel en 2021. La extrema derecha en Francia, que está ganando terreno, está inundada de terminología y pensamiento republicanos. Y a Francia, en general, no le gusta el pensamiento "woke" de los Estados Unidos, culpándolo de causar un conflicto en Francia:

Heating Up Culture Wars, France to Scour Universities for Ideas That ‘Corrupt Society’  2/18/2021 NYT  Calentando las guerras culturales, Francia busca en las universidades ideas que 'corrompan a la sociedad' 18/02/2021 NYT: "Intensificando sus ataques a las teorías de las ciencias sociales que, según dice, amenazan a Francia, el gobierno francés anunció esta semana que iniciaría una investigación en la investigación académica que dice alimenta las tendencias "islamistas de izquierda" que "corrompen a la sociedad". La noticia de la investigación provocó de inmediato una fuerte reacción entre los rectores y académicos universitarios, lo que profundizó los temores de una represión de la libertad académica, especialmente en los estudios de raza, género, estudios poscoloniales y otros campos que, según el gobierno francés, han sido importados de universidades estadounidenses y contribuyen a socavar la sociedad francesa.

Además de la herencia de Francia del siglo XVIII, un otro factor del fuerte republicanismo que prevalece en Cuba es la afluencia de tantos refugiados republicanos de la Guerra Civil Española de 1936 a 1939. Estos republicanos y sus hijos desempeñaron un papel prominente en la Revolución. Un funcionario de las Naciones Unidas que se dirigió a Cuba en los años 70 observó cómo en sus reuniones con altos funcionarios del partido se preguntaban "¿Ola, Sevillano, cómo hiciste la cosa allí?" y "¿Ola Madrileño, cómo se hizo eso?". En su mayoría eran españoles de 1ª y 2ª generación.[19] Lo que no se sabe es hasta que punto esto influyo sobre la versión supremacista del republicanismo, visto que en España nunca el republicanismo tuvo que enfrentarse a problemas de raza.

Hay diferencias entre Francia y América Latina, por supuesto. Francia utilizó sus ideales republicanos para justificar su política colonial como una misión civilizadora, mientras que América Latina no tenía colonias. Francia es mayoría blanca y estridentemente quiere quedarse así. Cuba, Brasil, y muchos países del Caribe son mayoría afrodescendiente y prevalecerá la realidad de sus muy fuertes culturas africanas.

Las complejidades de la identidad étnica y del republicanismo son en gran parte desconocidas por los estadounidenses, que por lo general sólo están familiarizados con su propia tradición anglo-sajona que tiene una base diferente para el irrespeto de las personas de color, basada en parte en un nacionalismo cristiano blanco. Esto genera cierta confusión en la interpretación de la realidad cubana. El esfuerzo de NED / USAID / Departamento de Estado para atacar a Cuba por su racismo, una proposición que es cada vez más problemática dado el dramático resurgimiento de la supremacía blanca en los Estados Unidos, no toma en cuenta estas complejidades y culpa a Fidel, Raúl y el comunismo del racismo en Cuba, una proposición manifiestamente absurda.[20] Ellos no ven que Cuba es muy similar al resto de América Latina o Francia.

Los Estados Unidos son más tolerante de otras identidades que el mundo latino, pero hay todo un otro nivel de violencia con las ejecuciones extrajudiciales rutinarias de la policía, algo muy rara en Cuba y rara en Francia, pero no en Brasil o en Colombia. Eso es una barbarie más profunda, a la que se adhiere la plantocracia exiliada en la Florida con los asesinatos extrajudiciales de afrodescendientes en Miami a manos de la policía latina. La plantocracia tiene la misma ideología republicana que Cuba, pero con una inclinación violenta que estuvo presente bajo Batista y continuó en la Florida, desde el comienzo de su invasión de 1959 a Miami que era en ese tiempo fuertemente afro. La subsiguiente limpieza étnica perdura hoy en día. Parece que esta invasión nunca se discute en Cuba en términos étnicos, otro síntoma de la invisibilidad de los afros en el sistema republicano. Una fuente dentro de MINREX me explico que hablar de esto sería “dividir la nación”. Este lema también hace parte del republicanismo, donde no se puede hablar de las realidades más y más racializadas porque somos todos igual y no hay identidad étnica.

La existencia misma de la plantocracia en el exilio es ignorada en Cuba. Las dos principales fuentes de financiamiento de la Fundación Nacional Cubano Americana, la Alfa 66 y otras organizaciones exiliadas terroristas han sido siempre los Bacardis, que venden la mitad del ron en los Estados Unidos, y los Fanjules, propietarios de Domino Sugar y otras compañías azucareras en los Estados Unidos y el Caribe, el grupo azucarero más grande en esos países.  Estos actores, cuya fortuna comenzó en el siglo XIX, se unen a los Diaz-Balarts, cuya riqueza más reciente se basa en su asociación con United Fruit bajo el amigo de familia Batista.[21] Sin embargo, estas personas se pintan en Cuba como reaccionarios, contrarrevolucionarios, cualquier cosa menos la plantocracia que forman. Esto les da un pase libre para atacar a Cuba por ser racista, una punta de lanza en su campaña contra la isla. El republicanismo no quiere ver las dimensiones étnicas de los conflictos sociales, dondequiera que existan.

El hecho de no pensar en la plantocracia como racistas, la incapacidad de discutir de los disidentes como afrocubanos, el no tratamiento de la invasión de Black Miami por los exiliados cubanos blancos, el ataque a los activistas revolucionarios por usar el término afrocubano son todos signos de capacidades disminuidas y de una perspectiva autodestructiva que normalmente encontramos en los que están bajo el hechizo de un complejo psicológico, en este caso quizas un complejo de supremacía blanca cubana.

Este complejo podría llamarse propiamente un complejo cultural como se describe en el libro de Thomas Singer y Samuel L. Kimbles, “The Cultural Complex, Contemporary Jungian Perspectives on Psyche and Society.”[22] Eso nos abre una puerta a los muchos aspectos inconscientes de este complejo que son tan importantes para mitigarlo.

Detrás de la presencia o ausencia de ideales republicanos, hay algunos indicios de profundas diferencias históricas entre las visiones del mundo latino y anglosajón en las Américas. Las políticas coloniales de Francia y España incluyeron una empresa estatal donde mucho de los colonos eran hombres, llevando al mestizaje. Hoy en día, del 53% al 78% de las personas en las regiones de Quebec que se estudiaron tienen al menos un antepasado indígena[23] y el mestizaje de América Latina es bien conocido. Los colonos ingleses trajeron a sus mujeres con ellos bajo un sistema corporativo privado y fueron más propensos a llevar a cabo el exterminio completo de los grupos indígenas que se les oponían.

Espero que este artículo sobre las semejanzas entre Francia y América Latina pueda conducir a esfuerzos colaborativos entre movimientos antirracistas en ambos lugares. Hay que señalar que ya dentro de los activistas antirracistas que trabajan en Cuba hay la presencia del francés Geoffroy de Laforcade, quien es el representante al exterior del Red Barrial Afrodescendiente y tiene sus raíces en el movimiento antirracista en Francia. Los investigadores de Francia han trabajado mucho más el tema de la supremacía blanca y el republicanismo que los de América Latina. Necesitamos ver cómo podemos aprovecharnos de su trabajo, parte del cual se detalla en Racismo en Francia. Dos de ellos son el profesor senegalés Mame-Fatou Niang y el profesor francés Julien Suaudeau: "El antirracismo es un compromiso diario para un universalismo verdaderamente republicano y una Francia capaz de inventarse un futuro a sí misma al mirar su historia colonial de frente." en Pour un universalisme antiraciste  6/24/2020 Slate.


[1] John Lynch, Simón Bolívar, (Grupo Planeta, 2010), 43 https://books.google.com/books?id=h1zoG0HTdH8C

[2] Eugene Godfried, AfroCubaWeb, José Leonardo Chirino y Josef Caridad Gonzales: Luchadores africanos venezuelanos de la gran revolucion de 1795 , 10/2005, https://afrocubaweb.com/eugenegodfried/chirino.htm

[3] Mark Thurner, ‘Republicanos’ y ‘la Comunidad de Peruanos’: Comunidades políticas inimaginadas en el Perú postcolonial, in El Siglo XIX: Bolivia Y América Latina, 1997, https://books.openedition.org/ifea/7451?lang=en

[4] José Antonio Figueroa Pérez, Etno-educación: esencialismo étnico o republicanismo popular, Revista Chasqui, Núm. 142 (2020)

[5] Aline Helg, Our Rightful Share: The Afro-Cuban Struggle for Equality, 1886-1912, (Chapel Hill: University of North Carolina Press, 1995), 8. 

[6] “Rolando Rodríguez García: 1912: Un alzamiento erróneo, aquel equivocado alzamiento," AfroCubaWeb, Accedido el 20 de abril, 2017. https://afrocubaweb.com/rolandorodriguez.htm

[7] Claude Betancourt, Eusebio Leal Spengler and Armando Hart unveil a plaque commemorating 1912 Massacre leader José Francisco Martí on the centenary of the massacre”, AfroCubaWeb, (12/10/12), accedido el 20 de abril, 2017. https://afrocubaweb.com/history/josefranciscomarti.htm

[8] Pedro Pérez Sarduy, “What do Blacks have in Cuba” (1995), AfroCubaWeb, accedido el 20 de abril, 2017. https://afrocubaweb.com/whatdoblacks.htm

[9] Brande Victorian, “’Think Like a Man’ Banned in France Due to All-Black Cast”, Clutch Magazine (2012), accedido el 20 de abril, 2017. http://www.clutchmagonline.com/2012/05/think-like-a-man-banned-in-france-due-to-all-black-cast/

[10] Armando López, “Levitar en Santa Clara”, Cuba Encuentro (2004), accedido el 20 de abril, 2017. http://www.cubaencuentro.com/cultura/articulos/levitar-en-santa-clara-79506

[11] Vincent Chambarlhac, Culture républicaine, république coloniale. IUFM de Bourgogne. 5/6 avril 2005. http://histoire-geographie.ac-dijon.fr/IMG/pdf/Republique_coloniale.pdf

[12] Michel Foucault, Genealogía del racismo, Editorial Altamira, Argentina, 1976, p 73

[13] Rosa Muñoz Kiel y Marcel Lueiro Reyes, 1912: ¿RACISMO VS RACISMO?, Jiribilla, 2/15/2002

[14] The Cuban Census, AfroCubaWeb, accedido el 27 de agosto, 2020. https://afrocubaweb.com/census2002.htm

[15] Race Policy in France, Brookings Institution (2001), accedido el 20 de abril, 2017. https://www.brookings.edu/articles/race-policy-in-france/

[16] Hansel Ernesto Hernández Galiano, AfroCubaWeb, accedido el 27 de agosto, 2020 https://afrocubaweb.com/hansel-hernandez-galiano.html

[17] AfroCubaWeb, La Supremacia Blanca y los Cubanos de Miami, http://afrocubaweb.com/white-supremacy-miami.html

[18] AfroCubaWeb, Mwasi - Collectif Afrofeministe, https://afrocubaweb.com/mwasi.html

[19] Comte Crapon de Caprona, Chief, Council and Protocol Affairs Division, Food and Agricultural Organization, comunicación personal (1991)

[20] Andy Petit, “Fidel Castro Ruz: Race in Cuba”, AfroCubaWeb, accedido el 27 de abril, 2017. https://afrocubaweb.com/fidelcastro.htm

[21] “Cuba's Plantocracy: Cuban American business and terrorism”, AfroCubaWeb, accedido el 20 de abril, 2017. https://afrocubaweb.com/cubambiz.htm

[22] Thomas Singer, Samuel L. Kimbles, Eds, The Cultural Complex, Contemporary Jungian Perspectives on Psyche and Society, (New York: Routledge, Taylor & Francis Group LLC, 2004)

[23] “Native American Admixture in the Quebec Founder Population”, PLOS One, NIH, (2013), accedido el 21 de abril, 2017. http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0065507

Links/Enlacestop

 

 

 

 

 

 

Contacting AfroCubaWeb

Electronic mail
     acw_AT_afrocubaweb.com [replace _AT_ with @]

[AfroCubaWeb] [Site Map] [Music] [Arts] [Authors] [News] [Search this site]

Copyright © 1997-2013 AfroCubaWeb, S.A.