Mala Lengua  
 
AfroCubaWeb
  Home - Portal | Music - Música | Authors - Autores | Arts - Artes 
  Site Map - Mapa del Sitio | News - Noticias | Search ACW - Buscar en ACW 
 
  Mala Lengua
 

En memoria Jesús Alfonso Miró, director de Los Muñequitos de Matanzas, Claridad, Puerto Rico, 6/11/09

Réquiem por un Rumbero Mayor, Editora Girón, Matanzas, 6/5/09

Fallece Jesús Alfonso, director de Los Muñequitos de Matanzas, Granma/AIN 6/5/09

La rumba de luto en Cuba, AIN, 6/4/09

Sepultado director musical de reconocida agrupación de música afrocubana Muñequitos de Matanzas, AIN, 6/4/09

Murió el director musical del grupo cubano Los muñequitos de Matanzas, Prensa Latina, 6/3/09

Press Release, Cari Diez, 6/3/09

Comunicado, Cari Diez, 6/3/09 

Jesús Alfonso Miró
Director Musical, Compositor, Quintero, los Muñequitos de Matanzas

Jesús Alfonso was one of Cuba's top percussionists.  He composed many of the Muñequitos' songs.

He was a member of the Abakuá potencia, or lodge, Efí Irondó Itá Ibekó, in Matanzas.

Vengo con Ire, Los Muñequitos con Isaac Delgado
www.youtube.com/watch?v=soqkX1wuhHE

 

En memoria Jesús Alfonso Miró, director de Los Muñequitos de Matanzas, Claridad, Puerto Rico, 6/11/09up.gif (925 bytes)

Jesús Alfonso Miró, director musical de Los Muñequitos de Matanzas, compositor y percusionista excepcional murió el 3 de junio a los 60 años,en su ciudad natal Mataznas. Hijo de padres matanceros, único varón de la familia Alfonso Miró y padre de 8 hijos, todos dedicados a la rumba como músicos o bailarines. Dos de ellos han sido parte de esta agrupación y en la actualidad Freddy Jesús Alfonso Borges, dotado también de la destreza de su padre, es el quinto del grupo y ya comienza a seguir también su camino como autor de sentidas rumbas.

Como músico de Los Muñequitos, Jesús conoció casi todos los continentes; donde quiera que estuvo sembró amigos, discípulos, brilló en cada escenario, pero nunca olvidó su raíz y vivió toda una vida orgulloso de su estirpe rumbera, saboreando cada esquina de su barrio: la Marina. Desde los siete años hasta la fecha, participó como músico y bailarín en la Comparsa La Imaliana, fundada por su padre y por Félix Vinagera. Por un tiempo fue integrante de la Orquesta de Música Moderna de su ciudad y el grupo de Papa Goza. Desde 1967 es Director Musical y quinto del grupo Los Muñequitos de Matanzas, agrupación a la que amó profundamente y dedicó la mayor parte de su vida.

Como compositor fue imprescindible en el repertorio de esa agrupación, siendo conocidas sus obras en el mundo entero, como autor de Congo Yambumba, la Llave, Chino Guaguao, Lengua de Obbara, Saludo a Nueva York, y muchas otras que ya son clásicos de la rumba cubana. Muchos intérpretes prestigiosos como Eddie Palmieri dan cuenta de la sabrosura y popularidad de sus obras, incluyéndolas en sus discos y mencionándolo como un imprescindible en la música de nuestro continente.

Siendo aún muy pequeño de edad, junto a otro de los grandes de Los Muñequitos: Ricardo Cané, Jesús Alfonso partió a las montañas de Cuba para alfabetizar a los campesinos, graduándose más tarde como joven maestro revolucionario. Por sus grandes aportes a la música y a su pueblo, le fue conferida la condición de Hijo Ilustre de la Ciudad de Matanzas.

Jesús Alfonso, perteneciente a la sociedad matancera Efí Irondó Itá Ibekó, respetuoso portador de la regla de Osha, será recordado por todo su pueblo y muy especialmente por los rumberos de todo el mundo. Su nombre nunca será olvidado, su recia voz indicando cómo tenía que vibrar la música y el sonido de sus manos en el cuero, perdurarán en la memoria de todos los que le conocimos y le reconocemos como uno de los más insignes músicos de todos los tiempos, porque Jesús fue a la rumba como Cuní o Chapottín al son. Jesús le dio a la rumba su vida toda. Su nombre está, sin lugar a dudas, junto a Chano, Tata, Papín y todos los grandes de la música cubana.

-- claridadpuertorico.com/content/view/404099/32/

Réquiem por un Rumbero Mayor, Editora Girón, Matanzas, 6/5/09up.gif (925 bytes)

Viernes, 05 de junio de 2009
Fernando Valdés Fre

Fotos: Ramón Pacheco Salazar

Tal parece que antes de su advenimiento al mundo, Jesús Alfonso fue bendecido por las deidades que lo acompañarían en su exitoso paso por la vida, en su condición de percusionista de excepcionales condiciones, de músico todo, de cuerpo y alma, de raigambre popular y defensor incondicional de la matanceridad, esa que le daba el aliento, el soporte espiritual, que él revertía y transmitía en su arte, dignificándolo, con aportes a la música que lo hicieron acreedor de la condición de Hijo Ilustre de esta ciudad, de su barrio de La Marina que, agradecida de él, le brindó, consternada, su último adiós el jueves último.

Dioses y ancestros, confabulados, dotaron a Jesús Alfonso de la magia que le abriría, con dedicación y creatividad constantes, ascender al altar de los rumberos mayores, por méritos ganados en el sincronizado y rítmico, golpear del cuero: con suavidad, dureza, ternura o imposición, con maestría siempre; sus dedos, obedeciendo la orden del cerebro, se movían precisos, exactos, sobre el cuero de la tumbadora, cual maquinaria inglesa de reloj. Notas que hacían brotar las más exquisitas combinaciones y los más ensalzados solos de percusión, insoslayable punto de atracción para los circunstantes, conocedores o neófitos, en cualquier plaza donde se presentara, con sus queridos Muñequitos de Matanzas, agrupación de la que llegó a ser su director musical, y sometió a consideración sus propias composiciones: Lengua de Obbara, Saludo a Nueva York, Congo Yambumba, Chino Guaguao, y otras más que deleitaron a los espectadores de numerosos países, de casi todos los continentes.

Ganadores del Premio Grammy, hace algunos años y nominados en otras ocasiones, Los Muñequitos pierden, con la desaparición física de Jesús, a su más notorio percusionista, la cultura matancera a una de sus más humildes y encumbradas figuras, y la rumba, en general, a uno de sus más genuinos artífices.
Tal parece que este Elegido de las deidades, como todos aquellos favoritos cuyos nombres recogen ancestrales leyendas, tendría, al igual que ellos, una vida intensa y una existencia no muy extensa (60 años)..., ¡pero llena de gloria!

-- www.giron.co.cu/Articulo.aspx?Idn=196&&lang=es

Fallece Jesús Alfonso, director de Los Muñequitos de Matanzas, Granma/AIN 6/5/09up.gif (925 bytes)

El compositor y percusionista Jesús Alfonso Miró, director musical de Los Muñequitos de Matanzas, falleció el miércoles a los 60 años de edad en su ciudad natal, donde recibió el homenaje de su pueblo y fue sepultado este jueves.

La nota del deceso dada a conocer por el Instituto Cubano de la Música, precisa que como músico de Los Muñequitos Jesús Alfonso conoció casi todos los continentes; brilló en cada escenario, nunca olvidó su raíz y vivió orgulloso de su estirpe rumbera, saboreando cada esquina de su barrio: la Marina.

Desde 1967 fue Director Musical y quinto de esa agrupación a la que amó profundamente y dedicó la mayor parte de su vida.

Como compositor fue imprescindible en el repertorio de Los Muñequitos, siendo conocidas sus obras en el mundo entero, como autor de Congo Yambumba, la Llave, Chino Guaguao, Lengua de Obbara, Saludo a Nueva York, y muchas otras que ya son clásicos de la rumba cubana.

Destaca la musicóloga Caridad Diez, conocedora profunda de esa agrupación y muy vinculada al laureado disco La Rumba soy yo, que intérpretes prestigiosos como Eddy Palmieri dan cuenta de la sabrosura y popularidad de las obras de Alfonso Miró incluyéndolas en sus discos.

Jesús Alfonso, perteneciente a la sociedad matancera Efí Irondó Itá Ibekó, respetuoso portador de la regla de Osha, será recordado por todo su pueblo y muy especialmente por los rumberos de todo el mundo, expresó la especialista.

Su nombre nunca será olvidado, dijo Cary Diez, y agregó que su recia voz indicando cómo tenía que vibrar la música y el sonido de sus manos en el cuero, perdurarán en la memoria de todos los que le conocieron y le reconocen como uno de los más insignes músicos de todos los tiempos.

Diez, quien ha sido la principal promotora e investigadora de Los Muñequitos, evocó a Alfonso con estas palabras: "Su nombre nunca será olvidado, su recia voz indicando cómo tenía que vibrar la música y el sonido de sus manos en el cuero, perdurarán en la memoria de todos los que le conocimos, porque Jesús fue a la rumba como Cuní o Chapottín al son. Jesús le dio a la rumba su vida toda. Su nombre está sin lugar a dudas, junto a Chano, Tata, Papín y todos los grandes de la música cubana".

El cuerpo de Alfonso fue expuesto en el lugar donde cada día ensayan Los Muñequitos de Matanzas, en la calle del mismo nombre de la ciudad, número 7906, entre Contrera y Milanés, en Matanzas.

La nota transmite a familiares e integrantes de la agrupación las más sentidas condolencias por la pérdida.

-- granma.co.cu/2009/06/03/cultura/artic14.html

La rumba de luto en Cuba, AIN, 6/4/09up.gif (925 bytes)

Defiles y comparsas, Homenaje a Jesus Alfonso de los Munequitos de Matanzas.
Por Bárbara Vasallo (AIN) / jueves 04 de junio de 2009

(Jun. 04) Los tambores no cesaron de repiquetear, por momentos, eran lamentos por la pérdida de alguien que supo tocarlos con absoluta entrega y fidelidad, en otros la rumba, después el toque a Changó, los coros, el sagrado Batá…

El barrio de La Marina, en las márgenes del río Yumurí en Matanzas, a unos 100 kilómetros al este de La Habana, despidió al mediodía de este jueves a Jesús Alfonso Miró, uno de los más grandes rumberos, percusionista y compositor de todos los tiempos.

Justo en el sitio donde hace casi 57 años nacieron los afamados Muñequitos de Matanzas, el féretro fue llevado en hombros.

En La Marina se juega dominó, bebe ron, permanece abierto un consultorio del médico de la familia, se baila rumba, suena un teléfono celular, se toca un bembé o se rinde culto a los ancestros. Ahora le dijeron adiós, en concentración popular, a Jesús Alfonso.

Desde el año 1967 Jesús se desempeñaba como el director musical de Los Muñequitos y fue “el quinto” que retumbó en escenarios de Bélgica, México, Estados Unidos, Colombia, Venezuela, España, Canadá, desde el occidente hasta el oriente en esta isla y otras naciones.

Para Vivian Ramos, bailarina de la agrupación afrocubana desde los seis años de edad, hoy consagrada en el género, Jesús deja su impronta y de ahora en lo adelante Los Muñequitos llegarán más lejos y sus ritmos ancestrales cobrarán más fuerzas, porque siempre los acompañará.

Freddy, actual quinto y también compositor de Los Muñequitos de Matanzas, hijo mayor de Alfonso, secó las lágrimas para afirmar que su padre trasmitió ímpetu y confianza a la hora de ejecutar el difícil instrumento de percusión.

Jesús Alfonso fue maestro en las montañas cubanas durante la Campaña de Alfabetización en Cuba, hombre cabal, padre, portador de la regla de Osha en la religión afrocubana, y percusionista y compositor por excelencia.

Fiel al legado de la rebeldía trasmitida por los negros esclavos, y de la luz redentora que acabó con la explotación en la isla, hace medio siglo.

Entre el incansable toque de los tambores, en la necrópolis local, la tierra acogió al rumbero. El barrio de La Marina, a orillas del río Yumurí, despidió a uno de sus hijos. La rumba hoy está de luto en Cuba. Mañana volverá por los ancestros.

-- www.radioangulo.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=5084&Itemid=34

Sepultado director musical de reconocida agrupación de música afrocubana Muñequitos de Matanzas, AIN, 6/4/09up.gif (925 bytes)

Matanzas, 4 jun.- Jesús Alfonso Miró, director musical de los Muñequitos de Matanzas, y uno de los más grandes rumberos de Cuba, fue sepultado este jueves en la necrópolis local.

Durante más de 24 horas los tambores de la agrupación de música afrocubana no dejaron de sonar y una concentración popular acudió a dar el último adiós a Alfonso, percusionista y compositor de numerosas piezas que conquistaron el escenario de varias naciones.

Diosdado Ramos, director general de Los Muñequitos de Matanzas, dijo que con el deceso de Alfonso, esta prestigiosa institución y la cultura cubana pierde a unos de los más grandes músicos y rumberos en la historia de ese género ancestral.

Hombre de principios y valores, perteneciente a la sociedad Efi Irondó Itá Ibekó, portador de la regla de Osha en Matanzas, Jesús Alfonso fue profesor y guía de la nueva generación de Muñequitos, respetado y querido por sus compañeros y por el pueblo de la Atenas de Cuba.

Ramos aseguró que por el fallecimiento reciente de Esteban Vega (Chachá), Tata Güines, Ricardo Papín, y ahora Alfonso Miró, la rumba y percusión en Cuba visten de luto, pero los que quedan y vendrán tendrán la responsabilidad de que perduren las raíces. (AIN).

Murió el director musical del grupo cubano Los muñequitos de Matanzas, Prensa Latina, 6/3/09up.gif (925 bytes)

03 de junio de 2009, 21:56 La Habana, 3 jun (PL) 

El compositor y percusionista cubano Jesús Alfonso Miró, director musical de la agrupación Los muñequitos de Matanzas, murió hoy, a los 60 años de edad, confirmaron fuentes de la Unión Nacional de Escritores y Artistas.

Nacido en el barrio de la Marina, en la occidental provincia de Matanzas, se inició en la música y el baile a los siete años con la comparsa La Imaliana -fundada por su padre y por Félix Vinagrera. Durante un tiempo integró la Orquesta de Música Moderna de su ciudad y el grupo Papa Goza.

En 1967 asumió la dirección musical de Los muñequitos, con los que recorrió casi todos los continentes y brilló en los escenarios. Su obra como compositor fue vital para el grupo, en cuyo repertorio figuran piezas de su autoría como Congo Yambumba, La Llave, Lengua de Obbara o Saludo a Nueva York, entre otras.

Intérpretes como Eddy Palmieri incluyeron varias composiciones suyas en sus discos, tras calificarlo como una de las figuras imprescindibles en el acervo sonoro latinoamericano.

A juicio de la especialista cubana Cary Diez, el nombre de Miró está, sin lugar a dudas, junto a los de otros grandes de la música cubana como Chano Pozo, Tata Güines o Papin. "Jesús fue a la rumba lo que Miguelito Cuní o Chapotín al son. Le dio toda su vida", añadió.

Los restos mortales de Miró están expuestos en el lugar donde ensayan cada día Los muñequitos de Matanzas y serán sepultados mañana.

Comunicado, Cari Diez, 6/3/09up.gif (925 bytes)

A las 6 y 45 minutos del día de hoy, 3 de junio de 2009, a los 60 años de edad, falleció en su ciudad natal, Jesús Alfonso Miró, director musical de Los Muñequitos de Matanzas, compositor y percusionista excepcional. Hijo de padres matanceros, único varón de la familia Alfonso Miró y padre de 8 hijos, todos dedicados a la rumba como músicos o bailarines. Dos de ellos han sido parte de esta agrupación y en la actualidad Freddy Jesús Alfonso Borges, dotado también de la destreza de su padre, es el quinto del grupo y ya comienza a seguir también su camino como autor de sentidas rumbas.

Como músico de Los Muñequitos Jesús conoció casi todos los continentes; donde quiera que estuvo sembró amigos, discípulos, brilló en cada escenario, pero nunca olvidó su raíz y vivió toda una vida orgulloso de su estirpe rumbera, saboreando cada esquina de su barrio: la Marina. Desde los siete años hasta la fecha, participó como músico y bailarín en la Comparsa La Imaliana, fundada por su padre y por Félix Vinagera. Por un tiempo fue integrante de la Orquesta de Música Moderna de su ciudad y el grupo de Papa Goza. Desde 1967 es Director Musical y quinto del grupo Los Muñequitos de Matanzas, agrupación a la que amó profundamente y dedicó la mayor parte de su vida.

Como compositor fue imprescindible en el repertorio de esa agrupación, siendo conocidas sus obras en el mundo entero, como autor de Congo Yambumba, la Llave, Chino Guaguao, Lengua de Obbara, Saludo a Nueva York, y muchas otras que ya son clásicos de la rumba cubana. Muchos intérpretes prestigiosos como Eddy Palmieri dan cuenta de la sabrosura y popularidad de sus obras, incluyéndolas en sus discos y mencionándolo como un imprescindible en la música de nuestro continente.

Siendo aún muy pequeño de edad, junto a otro de los grandes de Los Muñequitos: Ricardo Cané, Jesús Alfonso partió a las montañas de Cuba para alfabetizar a los campesinos, graduándose más tarde como joven maestro revolucionario. Por sus grandes aportes a la música y a su pueblo, le fue conferida la condición de Hijo Ilustre de la Ciudad de Matanzas.

Jesús Alfonso, perteneciente a la sociedad matancera Efí Irondó Itá Ibekó, respetuoso portador de la regla de Osha, será recordado por todo su pueblo y muy especialmente por los rumberos de todo el mundo. Su nombre nunca será olvidado, su recia voz indicando cómo tenía que vibrar la música y el sonido de sus manos en el cuero, perdurarán en la memoria de todos los que le conocimos y le reconocemos como uno de los más insignes músicos de todos los tiempos, porque Jesús fue a la rumba como Cuní o Chapottín al son. Jesús le dio a la rumba su vida toda. Su nombre está sin lugar a dudas, junto a Chano, Tata, Papín y todos los grandes de la música cubana.

Su cuerpo se encuentra expuesto en el lugar donde cada día ensayan Los Muñequitos de Matanzas, en la calle del mismo nombre de la ciudad, número 7906, entre Contrera y Milanés. Se le honrará como merece hasta que sea sepultado en horas tempranas del día de mañana.

A su esposa Dulce María Galup, a sus hijos y demás familiares, a Diosdado Ramos y todos sus compañeros de rumba que tanto le han admirado y hoy están sintiendo profundamente su pérdida, les expresamos nuestras más sentidas condolencias.

CARY DIEZ

Press Release, Cari Diez, 6/3/09up.gif (925 bytes)

At 6:45 a.m. today, June 3 2009, at 60 years of age, Jesús Alfonso Miró, musical director of Los Muñequitos de Matanzas, exceptional composer and percussionist, died in his home town of Matanzas, Cuba. The only son of the Alfonso Miró family, he was the father of 8 children, all dedicated to the rumba as musicians or dancers. Two of them have been members of the Muñequitos and at present, Freddy Jesús Alfonso Borges, a practitioner of his father’s art, plays the quinto of the group and has begun to follow as well in his path as the composer of heartfelt rumbas.

As a musician of Los Muñequitos Jesús traveled to almost all the continents. Wherever he went he left friends and disciples. He shone on every stage he played on, but he never forgot his roots and lived a full life, proud of his lineage as a rumbero, enjoying the flavor of every corner of his barrio, la Marina. Beginning at the age of seven, he participated as a musician and dancer in the Comparsa La Imaliana, founded by his father and by Félix Vinagera. For a time he was a member of the Orquesta de Música Moderna of his city and of the Papa Goza group. From 1967 he was musical director and quinto of Los Muñequitos de Matanzas, a group which he profoundly loved and to which he dedicated the greatest part of his life.

As a composer he was indispensable to the repertoire of the group, with his works known worldwide. He was the author of “Congo Yambumba,” “La Llave,” “Chino Guaguao,” “Lengua de Obbara,” “Saludo a Nueva York,” and many others that are now classics of Cuban rumba. Prestigious interpreters including Eddie Palmieri took note of his sabrosura and the popularity of his works, including them on their records and mentioning him as indispensable to the music of our continent.

When Jesús Alfonso was still very young, together with another of the great figures of Los Muñequitos, Ricardo Cané, he went to the mountains of Cuba to teach literacy to the people of the countryside, graduating later as a young revolutionary teacher. For his great contributions to music and to his community, he received the title of Hijo Ilustre (Illustrious Son) of Matanzas.

Jesús Alfonso, member of the Matanzas society Efí Irondó Itá Ibekó and respectful observer of the regla de Osha, will be remembered by all his community and especially by rumberos around the world. His name will never be forgotten. His strong voice and the sound of his hands on the skins will remain in the memory of those who knew him and recognize him as one of the most celebrated musicians of all time, because Jesús was to the rumba as was Cuní or Chapottín to the son. Jesús gave his entire life to the rumba. His name is next to Chano, Tata, Papín, and all the greats of Cuban music.

Viewing will be in the place where Los Muñequitos de Matanzas rehearse every day, at 7906 Matanzas Street, between Contrera and Milanés. After respects are paid, he will be buried in the early hours tomorrow.

To his wife Dulce María Galup, to his children and other family members, to Diosdado Ramos and all his compañeros in the rumba who have so much admired him and are today feeling his loss, we send our heartfelt condolences.

 CARY DIEZ, translated by Ned Sublette

up.gif (925 bytes)

Contacting AfroCubaWeb

Electronic mail
acw_AT_afrocubaweb.com [replace _AT_ with @]

[AfroCubaWeb] [Site Map] [Music] [Arts] [Authors] [News] [Search this site]

Copyright © 1997 AfroCubaWeb, S.A.