Mala Lengua  
 
AfroCubaWeb
  Home - Portal | Music - Música | Authors - Autores | Arts - Artes 
  Site Map - Mapa del Sitio | News - Noticias | Search ACW - Buscar en ACW 
 
  Mala Lengua
 

Roberto DiagoJuan Roberto Diago Durruthy

 

(c) by Roberto Diago 2002,
Cuba Si! 
Screwed  
Black 100%
My history

Entrevista con Juan Roberto Diago Durruthy, video en español with subtitles  1/10/2012 Havana Cultura 

Visit his web site: www.robertodiago.com

… social, intelectuar y chic ...Choco, Diago y Mendive en La Cita de Biarritz, por Pedro Pérez Sarduy  2/11/03

Diago, artista apalencado / A Maroon Artist (2013), ca. 28 minutes long with English subtitles. Direction and production by Juanamaría Cordones-Cook. Comment: presentation of a prominent multimedia artist, Juan Roberto Diago (1972), who employs discarded materials. Diago understands the creative possibilities of recycling and bricolage and enriches his images by juxtaposing graffiti with racially contesting intent. He has labeled himself a “maroon artist” and his art work results in “cultural resistance”. In this documentary, Diago openly discusses issues of race and poverty in contemporary Cuba, as well as their representation in his paintings and installations.
www.youtube.com/watch?v=0Xp__OR3vxo

Articles/Artículostop

Roberto Diago expone "Sobre mis pasos" en la parisina Galería Vallois  5/7/2016 Cibercuba: "El público podrá disfrutar de la exposición de Diago, que se realiza en el contexto del mes de la cultura cubana, en la capital francesa hasta el 28 de mayo. El título de la exposición es Sobre mis pasos, y se basa en la abstracción, una faceta que hacía tiempo no exponía en París. Diago ha trabajado con frecuencia un lenguaje conceptual que prescinde tanto de lo anecdótico como de lo figurativo. “Mi obra siempre ha estado marcada por el tema de la esclavitud, el negro en el mundo contemporáneo”, explicó el artista, y luego indicó que algunos aspectos como el latigazo en la piel “esa herida, ese queloide lo he ido trabajando y transformando, llevándolo a la abstracción. Esa piel dividida y cocida, esa herida no cerrada aún del todo. A partir de ahí lo tomo como leitmotiv, una metáfora a desarrollar en pequeño y gran formato”."

Update: Saavedra in Havana, Diago in NYC, and Ayón Coming to L.A.  3/8/2016 Cuban Art News: "Late last month, Roberto Diago opened a solo show at Magnan Metz Galelry in Chelsea. Marca en la Memoria / Imprint of a Memory includes several works in his Variaciones de Oggun series, collaged from metal and wood, as well as the installation Ciudad en ascenso and works from a new series of patchworked, off-white canvases. On view through April 9. For images of the show and the opening, see the photo album on the Cuban Art News Facebook page."

Roberto Diago expone en Berlín  12/15/2015 Granma: "Contra la mirada eurocéntrica sim­plificadora que tiende a ver en el Caribe un territorio exótico en su mestizaje y folclor, la obra de Juan Roberto Diago Durruthy presenta la complejidad de un proceso cultural que se inició de manera traumática cuando los poderes coloniales es­clavizaron a cientos de miles de africanos para explotarlos en las tierras del entonces llamado Nuevo Mundo."

Six Contemporary Cuban artists you need to know about  8/6/2015 Christie's: "Slavery is a theme Diago returns to insistently, and he frequently uses calico because it was the material slaves wore. His work is a commentary on the African slave diaspora, and race, racism and religion in Cuba; it is moving, spiritual and humane. Exploring racism here — in what was formerly a plantation society — has generally been regarded as an act of resistance to the revolution, which ignored the issue in the interests of solidarity. But for Diago, as a black artist, it cannot be ignored. Self-effacing and unpretentious though he may be, Diago is critically and commercially Cuba’s most successful artist. He fuses the primitive and the refined; some pieces seem very simple, others highly abstract, but there is a crystalline intelligence behind all of them."

La piel (de un cimarrón) que habla y más  12/20/2014 Jiribilla: "Hasta enero del año próximo en la galería de la Biblioteca Pública Rubén Martínez Villena, en la Plaza de Armas y muy cerca del Palacio de los Capitanes Generales —en La Habana colonial— se exhibe la muestra La piel que habla, del pintor Roberto Diago (La Habana, 1971). Esta exposición es resultado de la madurez conceptual que Diago ha logrado tras varias décadas de quehacer constante que le ha permitido no solamente reducir la paleta (esta vez solo apelando al blanco y negro) sino a una economía de recursos que es tan admirable como alucinante: es una muestra de gran hondura, en su expresión más concentrada, sin embargo, obvia y clara en propósitos."

Roberto Diago: 21ST century Cimarron?  11/3/2014 OnCuba: "Another unique aspect of this artist is that he comes from a very unusual family: on one side, his grandfather Roberto Diago Querol is considered as one of the first artists to understand and assimilate abstraction; on the other, the Urfé family, which has produced renowned musicians. “But the most important gardener was my grandmother Josefina. Every Saturday she would pull me out of the baseball game and lead me by the hand to the National Museum of Fine Arts to take painting classes with Mercedes Peñaranda and Oscar Morriña. My mom wanted me to go into a military career, but my granny opposed it. I will always be grateful to her!”

Interview/Entrevista with Juan Roberto Diago Durruthy, video en español with subtitles  1/10/2012 Havana Cultura 

Havana’s 8th annual fine arts Biennial  11/13/2003 Radio Progresso: "These days all of Havana is an immense gallery where you can observe the most surprising exhibits of contemporary art: from paintings, sculptures, engravings, and photography, to actual performances and installations. The Biennial’s motto, “Art Along with Life” is not an empty slogan, because together with the classic exhibits of paintings and sculptures in galleries and museums, the active and demanding presence of art has rushed into everyday life. How is that? You ask. At the Biennial there are shows like the one at the Museum of Fine Arts titled “From Picasso to Keith Harring,” where you can see paintings and engravings by Picasso, Modigliani, Matisse, Man Ray, Joseph Kossuth, Barbara Kruger, and May Stevens. But what the non aficionados – those who may never visit a gallery or a museum – are talking about are the performances in public places, interacting with people on the streets. For example, at the Solar de la California, a very modest rooming house in Havana to which Cuban salsa singer Issac Delgado dedicated a song, there is an exhibit by important Cuban artists, such as Mendive, Choco and Diago, and the tenants participate actively in debates, backing the show with their permanent attendance."
Octava Bienal de La Habana - Gigantesca galería plural  9/2/2003 Prensa Latina: "Otro de estos proyectos (Isaroko) se desarrollará en el barrio habanero de La California y será conducido por los artistas Manuel Mendive, Roberto Diago y Eduardo Roca (Choco). Esta iniciativa incluye la participación de la comunidad, performances, la intervención de escritores, talleres de creación y la exhibición de obras de los artistas mencionados. En Alamar, el proyecto cultural Espacios se propone modificar las concepciones del hábitat privado de las viviendas cubanas."

Juan Roberto Diago y la Reinvención de los Signos  6/24/2001 Nuevo Herald: "A diferencia de otros pintores coterráneos que explotan epidérmicamente los elementos de lo que se ha dado en llamar ``negrismo'' o ``afrocubanismo'', el trabajo de Diago reinventa signos muy específicos de este manido y comercial discurso a manera de referencia cercana, como un trozo de memoria y con afán de metáfora abarcadora dentro de un universo mucho más amplio y complejo."
  

Diago: The Pasts of this Afro-Cuban Present, at Harvard's Cooper Gallery, 1/2017

Coming Soon - January 2017: Our spring exhibition will be a solo show on Cuban artist, Roberto Diago, entitled: Diago: The Pasts of this Afro-Cuban Present, curated by Alejandro De La Fuente, Director, Afro-Latin American Research Institute; Editor, Transition Magazine, at the Hutchins Center.

ETHELBERT COOPER GALLERY OF AFRICAN & AFRICAN AMERICAN ART
Hutchins Center for African & African American Research
Harvard University
102 Mt Auburn St, Cambridge MA 02138
tel 617-496-5777
Hours: Tu-Sa 10am-5pm
coopergalleryhc.org

 

Curriculum Vitaetop (2001)

Estudios realizados
Estudió en la Academia de Bellas Artes "San Alejandro", La Habana, Cuba.
Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Exposiciones personales
1994 Paisajes. Oloron, Francia.
        Motivos del Bosque. Pabellón Cuba, La Habana.
1995 Proyecto Mural. Cerdeña, Italia.
1996 Pinturas de Roberto Diago. Galería 23 y 12, La Habana.
1997 Lágrimas Negras. Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, La Habana.
        Después de Venecia. Galería Domingo Ravenet, La Habana.
1998 Ida y Vuelta. Luneville, Francia.
        Cuestiones. Galería La Acacia, La Habana.
1999 8vo Salón Roberto Diagó. Matanzas, Cuba.
        Festival del Caribe. Santiago de Cuba.
        Exposición Roberto Diago. Lyon, Francia.
2000 El negro y el puro. Galería Espacio Abierto, Revista Revolución y Cultura, La Habana.
        No hay que volar para hacer un sueño. La Guarida, Locación del filme Fresa y
        
Chocolate, La Habana.
        Pinturas de Roberto Diago. XIX Festival de Jazz, Hotel Riviera, La Habana.
2001 Roberto Diago, Pinturas. Consejo Nacional de las Artes Plásticas, La Habana.
        Roberto Diago, Pinturas. Galería de Arte Benito Ortíz. Trinidad, Cuba.
        Mi historia es tu historia. Galería Cernuda Arte, Coral Gables, Florida, USA.
        Diago en Puerto Rico. Espacio 304, Puerto Rico.

Exposiciones colectivas
1987
Amor de Ciudad Grande. Casa del Joven Creador, La Habana.
1988 Amor de Ciudad Grande. Pabellón Cuba, La Habana.
1989 Jornada Científica. Academia de Bellas Artes San Alejandro, La Habana.
1990 Salón Mirta Cerra. Galería Municipal, Bejucal, Habana.
1993 Exposición Grupo Eco. Galería Guerrero, La Habana.
        Concurso 13 de Marzo. Sala Talía, Universidad de La Habana.
        Exposición de Pequeño Formato. Sala Talía, Universidad de La Habana.
1994 Los que están. Galería Domingo Ravenet, La Habana.
        A falta de pan, camellos. Pabellón Cuba, La Habana.
1995 De la P a la P y viceversa. Centro de Prensa Internacional, La Habana.
        Salón Nacional de Pintura Contemporánea Juan Francisco Elso. Museo Nacional de
        
BellasArtes, La Habana.
        Horror Vacui. La Madnguera, Quinta de los Molinos, La Habana.
        1er Salón de Arte Cubano Contemporáneo. Museo Nacional de Bellas Artes, La
        
Habana.
        Los Monstruos de la Razón. Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño, La Habana.
1996 Exposición de Profesores y Artistas Latinoamericanos Académica 96. Galería Domingo

        
Ravenet, La Habana.
        Cuatro Tiempos. Sala Talía, Universidad de La Habana.
        Río Almendares. Ni fresa ni chocolate. Convento de Santa Clara, La Habana.
1997 Queloides 1. Casa de África, La Habana.
        Presencia Arte Cubaño en un Fin de Siglo. Santander, Pamplona, España.
        47 Bienal de Venecia. Italia.
        Arte Periferia, Jornada de la Cultura Cubana. Galería Domingo Ravenet, La Habana.
        Evocación al Cine Cubano. Galería del ICAIC, 19 Festival Internacional del Nuevo Cine
        
Latinoamericano, La Habana.
1998 Vancouver International Fair, Canadá.
        Agada Umbo Omode. La fuerza viene de todos. Centro de Desarrollo de las Artes
        
Visuales, La Habana.
        Festival Regino Botti. Museo de la Ciudad, Guantánamo, Cuba.
        Cubanías de la Isla Caribeña 52 años después. Museo Bonaerense de la Plata,
        
Argentina.
        Festival de Biamtz. Francia.
1999 1er Encuentro de Cultura y Desarrollo. Pabexpo, La Habana.
        Exposición de artistas cubanos en el Centro Cultural de La Mercé. Girona, España.
        Feria Internacional de Arte Contemporáneo (FIAC). París, Francia.
2000 La Conjunción de la Nada. Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, La Habana.
        La Fraternidad del Arte. Galería Los Oficios, La Habana.
        Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Chile 2000 (Fi-Ac). Museo de Bellas Artes,
        
Viña del Mar, Chile.
        "... social, intelectuar y chic...". Fundación Destilera Havana Club, La Habana.
        Tono a Tono, Exposición de Arte Abstracto. Hotel Haban Libre Tryp, La Habana.
2001 Tenía que ser negro = He had to be black. Rush Arts Gallery, New York, USA.

        Veintecinco Artistas Cubanos, de Aquí y de Allá, de Ayer y de Hoy. Galería Cernuda
        
Arte, Coral Gables, Florida, USA.
        Kubanische Kunst heute (Arte Cubano de hoy). Kunstkreis Norden
2002Feria Internacional de Arte de Miami, USA.

Premios
1990
Mención Concurso Mirtha Cerra, La Habana.
1993 Mención Concurso 13 de Marzo, La Habana.
1995 III Premio Salón de Pintura Contemporánea "Juan Francisco Elso". Museo Nacional de

        
Bellas Artes, La Habana.
1999 Premio Maratier. Otorgado por la fundación francesa "Kikoíne" (por primera vez a un

        
artista latinoamericano).
        Premio Nacional Raúl Martínez, otorgado por la Asociación Hermanos Saíz para
        
destacar la trayectoria de un artista plástico menor de 35 años.
2000 Premio Abril 2000, otorgado por la UJC Nacional, por el elvedado valor estético y

        
trascendencia de su obra dirigida a niños, adolescentes y jóvenes.
        Distinción Gitana Tropical. Otorgada por la Dirección Provincial de Cultura de Ciudad de         La Habana

Colecciones
Estados Unidos, Francia, Italia, Suiza, España, Mónaco, Chile.

ENTREVISTA CON EL PINTOR ROBERTO DIAGO (La Habana, 1971) en Biarritz, Francia 30/09/03 por Pedro Perez Sarduytop

Pedro Perez Sarduy: ¿Cuál es el antecedente de esta muestra aquí en Biarritz?

Roberto Diago: Hay una apertura por parte del Ministro de Cultura de que los artistas todos salieran a exponer sus obras en el extranjero. En mi caso, desde muy temprana edad, ya había confrontado mi obra en diferentes espacios. Mi primer viaje a Francia fue en 1994, en una exposición personal en Olorón. Yo asisto con mucha frecuencia a ferias internacionales. Ahora estaré en la Feria Internacional de Arte Moderno y Contemporáneo (FIAC), de Paris, donde ya había estado en 1999. Estuve en la Bienal de Venecia, cuando tenía 26 años. Esto permite que se vaya conociendo la obra de una artista y es muy importante. También, el movimiento artístico en Cuba es muy grande. Todo el mundo se queda encantado, cuando la gente invita y uno asiste con esta fusión.

P: Próximamente en noviembre será inaugurada la Octava Bienal de Arte de La Habana. ¿Qué nivel internacional tiene este evento?

D: La Bienal de La Habana sigue siendo el evento más importante de las Artes Plásticas en América Latina. La considero más importante que la de Sao Paulo, Brasil, por el hecho de que la de La Habana responde a otra estructura, se va más a la calle, para confrontar al público con la realidad social. La de Sao Paulo todavía sigue siendo muy elitista, cerrada al gran público. Por ejemplo nosotros tres [incluyendo a Mendive y Choco] vamos a exponer en un solar* habanero, y ahí estaremos trabajando con la población.

P: Yo tengo frente a mí una de tus obras de la serie titulada: "Aquí lo que no hay que es morirse". ¿Cuáles son los materiales y la textura que tu has utilizado en esta pieza de 2003?

D: Esta es una obra de un momento crucial. Todos sabemos por el período que está pasando Cuba actualmente. Y yo me incorporo a esa realidad con un trabajo de material reciclado. Estos son latones de petroleo que abrí y luego compuse una estructura a la cual le puse una carga emotiva de colores blancos y graffittis…y así, "Aquí lo que no hay es que morirse", a partir de la nada, hacer algo. No podemos esperar a que las cosas nos caigan del cielo.

A: Casi todas tus obras, al igual que las que Choco y sobre todo Mendive, tienen un marcado simbolismo afro-cubano. Por ejemplo, qué significa esta pieza titulada "Cuchillo para Todos". Pudieras describirmela.

P: El cuchillo es muy importante para nuestros ritos. En la Regla de Ocha [Santería], el cuchillo es el instrumento para el sacrificio de animales. Cuando se dice Oshún jara-jara, choro-choro’ es que los dioses están pidiendo sangre, energía, para dársela a todos los collares, para cargar la Nganga. Entonces, "Cuchillo para Todos", es una forma de decir ‘cuchillo para toda la sociedad’ , la energía, la sangre nuestra mojarla en este cuchillo y seguir adelante. Es una gran metáfora de nuestra cultura. Una obra un poco dramática para mí.

P: Qué hay de vigencia en tu obra de todo este mundo de culturas de origen africano?

D: Para mí es como un aliciente. Ellos (los orishas o deidades africanos) nos cuidan siempre. Esto es lo que me transmitieron mis abuelos, mis padres. Es una forma de talismán que siempre van conmigo, desde que nací. No es que lo incorpore a mi obra, sino que es mi propia vida; no es algo inventado, sino que es mi escudo. Fortalece saber que ante una realidad con tantas culturas, uno tiene la suya, y a partir de mi experiencia occidental del arte, de cómo aprendí el arte, le he incorporado mi mundo, que soy yo…y es que ¡somos pura resistencia!

Juan Roberto Diago: No Puedo Olvidar, 7/2001top

Amado del Pino | La Habana | Jiribilla

"Hay una fuerza, un amor, una energía que hace que uno esté en su sitio, aunque deba enfrentar muchas dificultades. Este es mi lugar, aquí están mis motivaciones, mis recuerdos; mis vivos y mis muertos. 


Juan Roberto Diago puede ser confundido con un atleta de vacaciones por su corpulencia. La sonrisa es otro elemento clave que se revela a los pocos minutos de estar en su compañía. La imagen que prefiero del artista es la de verlo andar entre los niños de Arroyo Arenas los sábados en la mañana. Allí un alumno recién llegado le dio una lección acerca de lo creíble en el arte. "Las personas mayores quieren que todo sea como lo ven ustedes. Esto que pinté no se parecerá a una palma, pero es mi palma".

La memoria es un latido permanente en la obra y toda la proyección artística de Diago. No puede olvidar su pertenencia a una cultura, una generación y una raza. "Pogolotti Street" es una frase que se asomó en varios momentos de esta entrevista. Para el artista es como una clave de su infancia en el popular barrio de Marianao, un recordatorio de que a pesar de los premios en Europa y el creciente reconocimiento, tiene los pies y el alma bien puestos en su historia y su circunstancia. Cuando escasearon los recursos para trabajar, indagó en las posibilidades de los sacos de yute y otros "inventos" que fueron signando su peculiar estética. Ahora que tiene la ocasión de regresar a los materiales tradicionales, lo hace con mesura y sabiduría.

El reverso del guante ha llamado el crítico Alejandro G. Alonso a la propuesta visual de Diago. Alude al culto del pintor por "el área no usualmente visible, la textura inusual." Podría añadirse que en Diago ese reverso, esa otra cara de la moneda, está asumido con apasionado amor por los muros, los seres y los dioses que habitan su órbita creadora. No por casualidad se quejaba -bajo el habanero sol de junio- de que en la escuela de arte conoció enseguida todas las variantes del modelo occidental de belleza pero nada del arte africano o de la huella de otras culturas no hegemónicas.

MI HISTORIA ES TU HISTORIA
-Recuerdo un poema de Ángel Escobar, en su libro Abuso de confianza, en el que se produce una catarsis humana, moral y hasta ética en la húmeda pared de un baño público. Esa pared humilde, bendecida por la gracia popular, me recuerda una zona de tu obra. ¿ Cómo llegas al graffiti y por qué lo escoges con tanta fuerza? ¿Qué te seduce de la textura de las paredes y de las ideas que se plasman en ellas?

-Siempre me ha gustado que la obra se entienda lo más rápido posible y por un público también lo más amplio posible. En Cuba el entrenamiento de la visión plástica se ha quedado un poco atrás con relación a la capacidad para asimilar los códigos literarios. Por eso es que ahora se habla mucho de la importancia de que la gente visite las galerías, entre en el discurso singular que representa la obra plástica.

El graffiti me ayuda sobre todo en la comunicación. Me apoyo en frases de la calle, de gran circulación como "No es fácil", "Aché pa' ti", "La cosa está dura". Son expresiones en las que se mezclan lo político, lo social y lo religioso. No se trata de que busque las palabras porque me falte fuerza en la imagen. Me gusta compartir la experiencia popular en mi obra. Yo provengo de un barrio humilde y las cosas que viví allí son muy singulares, muy fuertes y te marcan. De allí son mis orígenes, mi cultura, el sentido de pertenencia como hombre negro. Eso que llevo en la sangre lo he puesto en mi mundo creativo. He tratado de impregnar una tradición plástica académica y occidental de esa racha de viento que está en la esencia de mi vida.
-En la cultura cubana contemporánea se está asumiendo con mayor crudeza y sinceridad la especificidad del tema de la raza negra. Pienso en algunas canciones del maestro José Luis Cortés o en una zona de la dramaturgia de Alberto Pedro. ¿Te parece orgánica y con sentido esa corriente? ¿Cómo te insertas en ese proceso?

-Cada vez está teniendo más fuerza. Antiguamente sólo había una Cuba que se podía expresar: la Cuba blanca, la que tenía acceso a la economía, los medios de información y hasta claras preferencias en lo educacional. Gracias al cambio social de 1959 hemos tenido la oportunidad de desarrollarnos masivamente personas de todas las razas. 

Cuando se habla de la presencia de los temas afrocubanos en nuestra pintura de los cuarenta o los cincuenta se menciona a Lam o a Diago, pero hoy esa presencia es mucho mayor, porque somos muchos los graduados de las escuelas de arte que tenemos esas resonancias en la familia, en el barrio. Lo interesante sería que este fenómeno se tomara más en cuenta. A pesar de que en las últimas décadas se puede hablar de una plena igualdad en cuanto a los derechos educacionales, de atención médica, laborales y culturales, en "la vida real", como se diría en la calle, no ha sido del todo así. La Revolución triunfa, da oportunidades iguales pero a partir de las diferencias existentes. No es lo mismo el que estudiaba con una familia en la que por tradición existían posibilidades económicas y formas de vida desahogadas, que el otro que hacía lo mismo pero sin tener ni siquiera una vivienda. En mi caso estudiar en San Alejandro se convertía en algo bastante difícil. No tenía el espacio imprescindible donde desarrollar mis ejercicios de clases, me acompañaban las goteras de mí cuarto y otras "pequeñas" incomodidades.

-Se compara la obra de tu abuelo con la de Lam, ¿ Cómo ves la relación de estas figuras claves de la pintura cubana?

-Mi abuelo fue un artista muy experimental. Es interesante comparar su primera etapa, muy cercana a la academia, con lo que hace después en la década del cuarenta cuando incursiona en el mundo negro, pero no se detiene ahí y es uno de los primeros en entender y en asumir la abstracción. En el caso de Lam, tuvo la dicha de vivir muchos más años, de completar el ciclo de su formación y su experimentación, "cocinar" mucho más sus criterios y su práctica creadora. Lam fue un hombre que vio mucho mundo, muchas galerías, muchos museos, tuvo un gran fogueo internacional. Mi abuelo murió a los treinta y cuatro años y, aunque el resultado no es tan maduro ni tan completo, se ganó un lugar en la historia de nuestra cultura.

-¿Qué imágenes llegaron de Diago a tu infancia?
-Con la muerte de mi abuelo comienza la historia del trauma y de la nostalgia de mi abuela. Fue su primer y único esposo. El hombre de su vida. Me crié en el mundo de sus cuadros, sintiendo el peso de aquella ausencia, viendo crecer la leyenda de cómo pintaba o cómo era aquel hombre siempre presente. Nací hasta con su mismo nombre y, más allá de ese dato, con una educación "teledirigida" hacia los museos, los conciertos, hacia el cultivo de una sensibilidad artística. Recuerdo los sábados en Bellas Artes, los círculos de niños y de jóvenes que se propiciaban ahí son un ejemplo de que siempre se hizo trabajo comunitario, aunque sea ahora que esté de moda el término. Mi primera profesora fue Mercedes Peñaranda que ahora dirige la galería La Acacia.

-La crítica ha llamado la atención sobre la constante mezcla de elementos cultos y populares en tu creación. ¿Cómo se da esa diversidad en la vida cotidiana?
-Lo vivo y lo asumo como un todo. Lo mismo disfruto una rumba que una buena interpretación de El lago de los cisnes. Los orígenes de mi formación, como los de la mayoría del pueblo cubano, no están en una formación clasista. Aunque lo humilde y lo marginal tenga una poderosa presencia en muchos de nosotros, también tienen un peso la formación muy occidental que recibimos en la escuela y las oportunidades de consumo cultural que hemos tenido.

DEL MANGO A LA MANZANA Y VICEVERSA
-Cuáles de los maestros de la tradición europea te marcaron especialmente?

-El movimiento de la posguerra me ayudó a entender y extender la filosofía del arte. Los artistas de Dadá vivieron en un mundo que había dejado atrás la pirámide muy bien organizada de la sociedad europea clásica. Se había terminado una guerra y este movimiento empezó a hablar del anti-arte. Me motivó mucho cómo Matisse retomó la función de las máscaras y trabajó los llamados colores arbitrarios. También el hecho de que vieran en Africa fuentes vivas de expresión. Después yo mismo empecé a tener cada vez más contacto con el arte africano, aunque desgraciadamente nunca me había sentido identificado con él porque ni siquiera se impartía en los planes de estudios. Recuerdo que en la primera clase de escultura trabajamos con un modelo que imitaba los cánones de la cultura griega. Nos enseñaban los cinco períodos de la cultura helénica, la terminación del pelo también a lo griego. Nada de culturas milenarias como la china, la árabe o la africana. De la popular tampoco. Todo se quedaba al nivel de lo que la clase dominante consideró como cultura. Nunca olvidaré que la primera vez que salí de Cuba me dijeron que yo pintaba como un occidental. Aquello me estremeció porque empecé a interactuar con el mundo y siempre digo que cuando pruebas la manzana empiezas a extrañar el mango. Empecé a preguntarme: ",Quién soy, qué hago, a dónde voy?"¿Qué quiero? Ahí comenzó una búsqueda en mí mismo.

-Alonso habla en las palabras al catálogo de tu más reciente exposición sobre las funciones de los colores como el negro, el ocre o el peculiar sentido del blanco en tus últimas series. ¿ Cuál es tu posición en este tema de los colores?

-Aquí hay también algo de la influencia dadaísta. Cuando uno estudia y, sobre todo, vive el Caribe a fondo, se da cuenta de que el sol sale con fuerza, pero también hay mucha angustia en la vida cotidiana de nuestros países, sobre todo por las graves limitaciones de la economía de nuestras naciones. Reaccioné ante el esquema creado por el turista. Hay una imagen superficial y folclórica que quiere que pongas en tus cuadros mucho rojo, amarillo, el azul de Cuba y el "verdecito" de nuestros campos. A mí me interesa mucho el color negro de la luz brillante, el ocre del camello, lo más oscuro de la vivienda, porque uno no vive en un cocotero ni en las arenas de una playa, y el habitat es uno de los problemas que golpea al Caribe completo.

-Has incluido como opción estética para el futuro adicionar otros colores?

-Cuando uso el rojo para mi es sangre, tiene una clara vocación ritual. Tampoco son casuales esos "formatazos" bien grandes, excesivos casi. Tiene que ver con lo barroco de nuestra naturaleza, la relación entre el hombre y un clima espléndido pero a veces agresivo de tanta luz, tanto color. A veces me propongo que la obra se le imponga como por la fuerza al espectador, que "se coma" al espectador, que lo mutile.

-En qué medida pertenecer también a una estirpe como la de los Urfé, venerada en la música cubana, condiciona tu relación con el universo sonoro?

-Como todo buen cubano, vivo siempre con la música dentro. Siempre pinto con música. Me encanta pintar con Chano Pozo de fondo. O con un jazzista tan grande como Chucho Valdés. Cuando estoy en Europa siempre estoy con los soneros nuestros, con Van Van. lmagínate octubre en Luneville, bien en el norte de Francia, en un castillo medieval donde vivió un tiempo Voltaire. Y en ese castillo, que le dicen el pequeño Louvre, yo solo, pintando a ritmo de Van Van y de NG La Banda.

-¿Te influye o te aporta lo escultórico?

-Soy graduado de Escultura, pero se me hacía muy difícil hacerla, guardarla, venderla o exponerla. Muchos cuadros míos parecen como cerámica o esculturas pintadas. Siempre voy a lo matérico, la textura es fuerte en lo que hago. Me voy a esos rincones de la escultura que subrayan y afianzan más lo que me he propuesto hacer. Me encanta la tridimensionalidad y mover cuerpos en el espacio.

-¿Y la instalación, Diego? Sentí una especie de moda en la instalación hace cuatro o cinco años, ahora se aprecla un regreso al protagonismo del cuadro en la pared. ¿ Qué lugar le das a la. instalación en tu abra y en la de tus contemporáneos?

-En la década del ochenta se hacía mucha instalación y había como un subsidio que facilitaba su aparición. Como decía Pedro Pablo Oliva en el catálogo de su última exposición, tomábamos prestados los materiales. Había "un chorro" de material y uno creaba una obra, la exponía y daba lo mismo que se vendiera o no. Experimentamos con el espacio, nos influyó la visita de Julio Le Parc; Félix Suazo llegó a hacerlas hasta con hielo. Ramón Casas trabajó con grandes cantidades de nyIon. La realidad permitía que uno se diera esos lujos. Ahora uno, aunque no haga concesiones, sí tiende a Ir mucho más al seguro. Para hoy poder reflexionar sobre esa variante y hasta criticarla, es importante que se haya producido, y en su momento.

-Hay un cuadro en el que llama la atención la yuxtaposición de elementos. El plano superior es una suerte de bodegón muy sobrio y debajo un personaje habla del hambre. Es como una combinación entre lo figurativo y lo social.

-Si lo haces bien no hay nada censurable en hacer un cuadro agradable a la vista. Esa obra, Uno nace y muere, ha gustado mucho a los más conceptuales y a los que priorizan la factura. Es una obra parida desde Cuba. Tiene mucho que ver con el contexto puntual. Es un bodegón en la realidad nuestra, con pocas cosas. Arriba todo muy clásico, muy elaborado y un texto debajo que dice: "Aquí el hambre no mata". Es una contradicción entre la vida de hoy en muchos países y lo que vivimos aquí. Hay que diferenciar bien entre carencia y pobreza extrema. Está diciendo por qué somos singulares".
-El cuadro que proclama "Yo me quedo"; ¿se propuso ser un expreso clamor de pertenencia cultural y política a nuestro contexto?

-Sale de la experiencia de mis viajes. Se llama: Pogolotti City el barrio está en candela. Hay una fuerza, un amor, una energía que hace que uno esté en su sitio, aunque deba enfrentar muchas dificultades. Este es mi lugar, aquí están mis motivaciones, mis recuerdos; mis vivos y mis muertos.

-¿Dejas una ventana abierta a la posibilidad de que un- día hagas algo decorativa, expresamente lindo, lleno de colores?

-Se le ha cogido miedo a palabras como decorativo, paisaje, bodegón. Yo me fascino cuando estoy ante un pedazo da naranja cortada o ante un coco de Montoto. Ahí se transpira una filosofía muy interesante. Otro ejemplo es el oficio sutil, el preciosismo de Chocolate. En Choco la maestría y el oficio están en función de una atmósfera más dramática. También en lo popular, en obras de raíces folclóricas puede estar la perversión de lo inauténtico. Yo les llamo '"foIclorete"" a esos Changó o Elegguá hechos en serie, siguiendo un patrón turístico. No todo el mundo asume con la misma dignidad una tradición, un mito o un hecho. Los maestros como Nelson Domínguez y Mendive nos han enseñado la importancia de enfrentar con ética el acto creador y lo imprescindible de trabajar todos los días un poco. El creador auténtico sufre cuando se le acaba el material de trabajo, cuando se cae una exposición, pero sigue en esa labor del día a día y puede ocurrir que vengan los premios internacionales, la buena acogida de las galerías, las altas remuneraciones. Hay otros que quieren imitar y ahí vienen los grandes pasos en el vacío. Pintan una palma y es como si la secaran.
-Considero que ha sido una formidable iniciativa tu trabajo con los niños en el barrio. ¿ Cómo vinculas esta experiencia concrete a todo un movimiento que procura llevar a las masas un clima de sensibilidad y de disfrute de lo mejor de la cultura?

-En la medida en que me he abierto camino en algunos lugares del mundo, más compruebo que Cuba es uno de los pocos países que puede darse el lujo de poder extender realmente la cultura. Contamos con una generación de artistas, técnicos, periodistas con un nivel técnico y humano muy alto. Si en el barrio está la persona capacitada, ¿dónde asumir mejor ese despliegue de las capacidades y la sensibilidad que están ahí y sólo hay que saber desatarlas?
Pensé: si he trabajado con niños en Francia y en Suiza, por qué no hacerlo en Arroyo Arenas. Empezamos, mi esposa y yo, con diez o quince niños, y ya son más de ochenta.

-Aprecié que no se trata simplemente de un entrenamiento o una trasmisión de habilidades. Tu casa se convierte en casi un habitat, un recodo espiritual en la vida de ese grupo humano.

-Sunamis y yo acordamos abrir la casa. Ahora vamos a empezar con Los miércoles de la poesía en la terraza. Además, a realizar visitas a museos, incitación a la lectura. Nos enriquecemos de ellos, de su caudal imaginativo. Vamos a acometer una historia de Arroyo Arenas pintada por los niños. Tenemos muchas más ideas, pero hay que ir poco a poco. Ya se sabe que lo cultural no se limita a las llamadas bellas artes. El vínculo entre lo que hacemos y la comunidad es cada vez más estrecho. Queremos celebrar festivales de cocina, rescatar recetas tradicionales usando, sobre todo, vegetales, que aqui a veces nos olvidamos de su importancia. Romper un poco el esquema del arroz y los frijoles todo el tiempo.

with Alexis Esquiveltop

Links/Enlaces

Interview/Entrevista with Juan Roberto Diago Durruthy, video en español with subtitles  1/10/2012 Havana Cultura 

Juan Roberto Diago y la Reinvención de los Signos  6/24/2001 Nuevo Herald: "A diferencia de otros pintores coterráneos que explotan epidérmicamente los elementos de lo que se ha dado en llamar ``negrismo'' o ``afrocubanismo'', el trabajo de Diago reinventa signos muy específicos de este manido y comercial discurso a manera de referencia cercana, como un trozo de memoria y con afán de metáfora abarcadora dentro de un universo mucho más amplio y complejo."

Diago, artista apalencado / A Maroon Artist (2013), ca. 28 minutes long with English subtitles. Direction and production by Juanamaría Cordones-Cook. Comment: presentation of a prominent multimedia artist, Juan Roberto Diago (1972), who employs discarded materials. Diago understands the creative possibilities of recycling and bricolage and enriches his images by juxtaposing graffiti with racially contesting intent. He has labeled himself a “maroon artist” and his art work results in “cultural resistance”. In this documentary, Diago openly discusses issues of race and poverty in contemporary Cuba, as well as their representation in his paintings and installations.
https://www.youtube.com/watch?v=0Xp__OR3vxo

havana-cultura.com/en/visual-arts/juan-roberto-diago

www.magnanmetz.com/artists/roberto-diago

 

Galleries

www.mariposa-arts.net/artist/JuanRobertoDiago/#

cubanartcollection.com/3/GalleryMain.asp?GalleryID=59613&AKey=8V568XFL

 

 

top

Contacting AfroCubaWeb

Electronic mail
acw_AT_afrocubaweb.com [replace _AT_ with @]

[AfroCubaWeb] [Site Map] [Music] [Arts] [Authors] [News] [Search this site]

Copyright © 1997 AfroCubaWeb, S.A.